Categorías
arte cine reseña

“Downsizing” cuando el negocio suprime la idea

Dura critica, pero constructiva

Desprestigiar la trama nunca sale bien

Dirigida por Alexander Payne y coescrita por Jim Taylor, este drama de ciencia ficción nos trae a escena una propuesta reveladora, con el cual busca darle solución al problema más grande de la humanidad durante los últimos siglos, la sobreproducción y contaminación; A principios del la segunda década del siglo XXI, el científico Noruego Jorgen  Asbjørnsen, descubre la manera de reducir la masa corporal en un 0.03%, con objetivos de acabar con el fin de la humanidad, hasta el momento es una gran idea para desarrollar una película, pero siento que el modo en la que se llevó a cabo la idea final, no fue el más acertado.

Si la idea funciona, ¿que es lo exasperante?

Quizás te preguntarás, ¿por qué?, con una idea como esa se podría tranquilamente desarrollar una historia que marque una etapa, pero como ya es costumbre en el cine de los últimos 15 años, se decidió priorizar a la industria por sobre la idea, explorando la trama de una forma muy inocente, tocando los típicos estereotipos que ya cansan, como el del hispano que tiene la necesidad de inmigrar a su país de primer mundo y nada en su vida es más importante, tomándonos como ventajistas y usurpadores o un europeo del este tomado como un delincuente y contrabandista, principalmente estos son los motivos que mataron al filme.

Entiendo que hoy día hay más competencia que nunca en el rubro, consiguiendo una milimétrico avance de calidad en las producciones e ideas y como consecuencia achicando las posibilidades de ser visible, puesto que de las miles de películas al año y son muy pocas las que logran la notoriedad

No es en específico en este filme el desacuerdo, siento que es un hecho que se viene repitiendo mucho más de lo habitual, dejando de lado las sutilezas del arte y poniendo por encima a la fama y al dinero.

El protagonista secundario

Un recurso que siempre me pareció de mucha utilidad a la hora de ejemplificar esta forma de pensar, es en el momento que se elige a un actor requerido por el público, este actor es puesto en la portada y hace a la gente creer que será de suma importancia en la trama, no obstante a la hora de ver el largometraje, notas que dicho actor no aparece ni un 1% del total de la producción, ocupando un puesto menor que el de un extra, sin sumar ni restar a la trama.

Reflexión

Tendríamos que aprovechar la cuarentena para meditar y hacer un repaso sobre la historia del cine como medio de expresión, que vuelva a ser un arte a la altura de la literatura y devolverle su verosimilitud, dejando de lado el negocio que solo trae historias desapacibles.